Investigación para mejorar la cobertura final de los módulos de Norte III


La Gerencia de Desarrollo e Innovación de BRa y el sector de Áreas Verdes de Tecsan llevan adelante este proyecto en el Complejo Ambiental, que implementa nuevas técnicas de siembra y riego para reducir la erosión hídrica sobre el suelo de los módulos de disposición cuando son cerrados.

Los especialistas detectaron dos problemáticas resultado de la siembra al voleo utilizada durante la terminación final de los módulos que perjudicaban la cobertura vegetal, impactando tanto en lo paisajístico como en lo hídrico: las semillas sembradas eran consumidas por las aves, afectadas por las condiciones climáticas o arrastradas por las lluvias.

A partir de esta situación, se desarrolló un proyecto con el propósito de implementar un nuevo esquema de siembra que se combine con las actuales prácticas operativas durante las tareas de cierre.

El trabajo de investigación incluyo el desarrollo de un plan de rotación de especies, ampliar la variedad de semillas utilizadas y cambiar la metodología de siembra, con el objetivo de mejorar la infiltración de agua en el suelo y generar una rápida cobertura vegetal, para minimizar rápidamente los efectos de la erosión hídrica. Además, esta iniciativa busca el ahorro en los costos de mantenimiento de los módulos y mejorar el rendimiento de captación del biogás para su aprovechamiento para generación de energía eléctrica.

Luego de una etapa de análisis y evaluación, se decidió implementar la tecnología de siembra en línea, que permite la implantación de plantas densas en sectores con pendientes elevadas para la conservación del suelo. También se realizaron ajustes de diseño al equipo sembrador para adaptarlo a las condiciones del terreno.

Durante julio, se sembraron con esta nueva metodología más de 13 hectáreas en los módulos A+B y C en zonas que requerían cobertura final, y ya se registraron impactos paisajísticos positivos y resultados exitosos. Hasta el momento, entre los principales beneficios, se puede destacar que: las semillas pueden germinar, y están protegidas de las aves y del agua de escorrentía; frente al sistema de siembra al voleo convencional, se genera un ahorro del 70% en la utilización de semillas; se disminuye la perdida de fertilizantes y optimiza su aplicación y se reducen los impactos negativos de la erosión hídrica.

A partir de los resultados obtenidos, el equipo que lleva adelante este proyecto trabajará durante los meses de primavera-verano en la optimización del uso de los recursos, como las semillas y el agua, durante las tareas de mantenimiento de los módulos, focalizándose en el comportamiento del hidrogel.

7+
Volver a Inicio